María Guadaña no viene a pedir perdón

María Guadaña no viene a pedir perdón

La cantante debuta con ‘Remedios paganos’, donde busca combatir con tonadas folclóricas lo absurdo del dolor y de la muerte

La cantante María Guadaña el pasado jueves en Madrid.
La cantante María Guadaña el pasado jueves en Madrid. VÍCTOR SAINZ
Madrid, 27 febrero 2019 EL PAÍS

María Guadaña tiene mucho que contar en un debut musical con tensión, oscuridad, elegancia y realismo mágico. Su primer sencillo, estrenado el pasado 1 de febrero, es La Muerte, un tema que, a pesar del título, define como un canto a la vida. “Cuanto más presente tienes que te puedes morir en cualquier momento más valoras la vida que tienes. El hecho de que la gente piense que se va a morir de mayor muchas veces hace que retrase sueños y objetivos”, resalta mientras rechaza que sea una canción negativa. Simplemente, es la que no pregunta, la igualadora, la malquerida, la bien amante envidiosa, la descarnada…

A lo largo de su vida, explica, sus dos grandes giros vitales han sido a raíz de muertes de personas cercanas. Así, la muerte de su padre fue el detonante que provocó que se dijese: ahora o nunca. “Pienso que vivimos en una sociedad en la que la muerte no está para nada presente, y que si la tuviéramos más presente, todos viviríamos más felices”. Este parece ser el objetivo de Herminia Martínez (Jaén, 1976): renacer del dolor pasado. Por ello, debuta con un EP titulado Remedios paganos, que se estrena el próximo 15 de marzo, y con el que busca sacar todo lo que tenía dentro guardado y necesitaba curar. Este trabajo agrupa cinco temas compuestos por ella, letra, música y estructura, y, después, pasados por el filtro del productor e ingeniero de sonido Tonio Martínez.

Esta jienense, que recuerda a Natalia Lafourcade en su estilo, ha estado rodeada de música desde que era niña. “Mi familia es muy musical, en mi casa se ha escuchaba mucha música y siempre me llevaban a muchos conciertos”. Además, ha trabajado siempre en la música, “pero en la parte técnica, en la producción”. “Supongo, ahora a la larga y visto con perspectiva, que he estado en ese lado porque siempre me ha atraído la parte artística”, reflexiona. Pero no había llegado el momento, reconoce tras pasar los últimos años formándose en canto y diversos instrumentos.

Pero ahora sí, preparada técnicamente y con muchas emociones que transmitir, María Guadaña aterriza este jueves en los escenarios de la sala Caracol junto a José Domingo, INC y Chencho Fernández en el concierto presentación de la nueva oficina de desarrollo musical Palosanto DM. Siempre en contacto con la música, se ha visto influenciada por multitud de estilos. ¿Y con cuál te quedas? “A mí me gustaría…”, titubea. “Pienso que está dentro del rock”, se decide. Pero reconoce que, aunque no de forma consciente, puede tener un toque folclórico, de tonadas latinoamericanas y españolas. Tras 19 años trabajando en el festival de Encuentros Étnicos del Sur, conocido como Etnosur, escuchando música de todas partes del mundo. “Al final como que te abre el oído, o la cabeza, a otros ritmos, a otros sonidos, a otros instrumentos que al final aparecen”.

Y no solo han aparecido con La Muerte, cuya elección como single, señala la cantante, ha sido “por la unicidad de su contenido, porque no hay realmente demasiadas canciones que hablen sobre la muerte y que no sean absurdamente macabras ni se regodeen en el dolor”. Esos ritmos también traslucen en los otros cuatro temas: La no noviaPeregrinoOxitocina y Cuanta belleza. Temas con los que la artista manda un claro mensaje: “María Guadaña es una tía fuerte y no viene aquí a pedir perdón, al contrario viene a reventar a algunos”.